Menú

Orí­genes históricos del Señorí­o de Orduña

Orí­genes históricos del Señorí­o de Orduña

La Antigua (6)La prehistoria de Orduña se extiende ciertamente hasta el reinado de Sancho el Mayor de Navarra y el nacimiento del Señorí­o de Vizcaya.

Según Iturriza en el siglo VIII y con motivo de haber llegado los moros a Miranda, Pancorbo y cercaní­as del rí­o Ebro, erigieron los naturales del contorno de Orduña de orden del rey don Alonso el Católico, un castillo en el plano de una elevada colina y al abrigo de él a la banda oriental una corta población, permaneciendo en su contorno unas pocas casas solares esparcidas en montañas “y su primitiva parroquia donde al presente se halla el devoto santuario de Nuestra Señora de Orduña la Antigua, sobre un pequeño arroyo a la falda oriental de una elevada peña, por cuya causa se le originó el nombre de Urgoña o Urdoña que denota sobre agua o acuoso”.

En el siglo IX aparece Orduña con personalidad geográfica, en cuanto sirve de limitación y frontera de las tierras de otros.

No es sólo la crónica de Alfonso III que señala claramente la frontera entre las comarcas vascas y los árabes cuando señala que Alaba, Bizcaya, Ayala, Orduña, Deyo, Berrueza y Pamplona fueron poseí­das por sus habitantes, sino que la donación del conde castellano Diego Porcelos en 864 al monasterio de San Félix de Auca cita la frontera de su influencia. Esta primitiva Castilla abarcaba Brañosera, Reinosa, Campoo, y los valles de Bricia, Sotoscueva, Villarcayo, Valdivieso, Tobalina, Mena y Losa. En los años siguientes el avance se acelera hasta la Bureba, con la lí­nea de fortalezas que van de Hitero del Castillo sobre el Pisuerga hasta Corezo de Rí­o Tirón. En el 870 los castellanos se adelantan a Pancorbo.

Según esta escritura del 864, el poder del conde castellano Diego Rodrí­guez Porcelos, dispone de bienes e iglesias en tierra de Ayala, dejando señalados otros territorios montañeses y en concreto el distrito de Orduña.

De igual modo Andrés de Poza en 1584 afirmaba que “la población antigua de Orduña fue donde está ahora la hermita de Nuestra Señora de Orduña vieja; sino que después acá el rey don Alonso… mudó el sitio adonde está al presente fundándola de nuevo”.

La primera noticia histórica sobre Orduña nos la refiere la Crónica de Alfonso III que en sus dos versiones nos dice textualmente:

“Eo tempore populantur Asturias, Primorias, Liuna, Transmera, Sub porta, Carrantia, Bardulies qui nunc vocitatur Castella et pars maritimam et Gallecie Alabanque, Bizcai, Alaone et Urdunia a suis reperitur esse possessas sicut Pampilonia, Degius est atque Berroza”.

“Alavam namque Bizcayam, Aycone et Urduniam a suis reperitur semper esse possessas, sicut Pampilona, Deorsum atque Berrotia”.

Este primer texto que se refiere en ambas versiones a las campañas de Alfonso I se ha discutido e interpretado desde muy diversas escuelas historiográficas. Al menos nos toca aquí­ describirlas:

a) Escuela castellana: Esta escuela en la que habrá que incluir a varios autores como Pérez de Urbel, Sánchez Albornoz, Balparda y entre los actuales a Martí­nez Dí­ez afirma, a grandes rasgos, que Alfonso I se encuentra actuando en tierras alavesas. Para estos autores el cronista al narrar la gran migración provocada por las campañas de Alfonso I (739-757) indica en primer lugar los lugares del reino donde se estableció a esa población arrancada de la cuenca del Duero: desde Asturias hasta Carranza. Ya continuación pone los lugares en que no se asentaron emigrantes porque se mantení­a una continuidad de su población: “a suis reperitur semper esse possessas”. Estos lugares eran tierras polí­ticamente no extrañas al reino. Más aún para Balparda, por este texto se demuestra que Pamplona, Estella y la Berrueza habrí­an entrado en la órbita de Alfonso I. A esta interpretación se opone Martí­nez Dí­ez afirmando que las primeras están dentro del reino, las segundas fuera de la órbita polí­tica de Alfonso I.

b) Escuela Navarra: Está representada principalmente por J. M. Lacarra.

Este autor en su obra antigua “Vasconia medieval” articula el Paí­s Vasco en tres bloques diferenciados que pueden responder “no sólo a los diversos intereses polí­ticos de sus jefes, sino tal vez también a un distinto grado de romanización y aun de cristianización”. Estos tres grupos sintéticamente son: los “Baskunis” o Vascones con capital en Pamplona y situados en las montañas del sur del Pirineo no lejos del Atlántico y que limitan al Oeste con “Alava y los Castillos”; el grupo de los “Glaskiyun” o gascones más hacia el Este hacia la tierra de leire y Aragón; y finalmente los de la tierra de Alava que, por citar palabras textuales, “forma como una avanzada del reino asturiano.

El mismo autor años más tarde se referí­a a este siglo y tratando de interpretar este texto afirma: “Tampoco está bien averiguado si entre la zona alavesa (que formaba parte sin duda alguna de la monarquí­a asturiana) y la de Pamplona, hubo en el siglo IX otro territorio de autonomí­a polí­tica más o menos acentuada que habrí­a que localizar en las montañas de la zona de Estella… Alfonso III ya nos dice que estas tierras (Pampilona, Degius atque Berroza) no fueron reconquistadas por Alfonso I (739-757) ni hubo necesidad de repoblarlas porque siempre fueron poseí­das por sus habitantes, lo mismo que Galicia y Vascongadas” y más adelante “El territorio alavés Y. los pasos castellanos del Ebro formaban desde los dí­as de Alfonso I como una marca fronteriza erizada de castillos y gobernada por condes. Estos, pocas veces podí­an contar con el apoyo inmediato y eficaz del corazón de la monarquí­a. Sus habitantes tomaron conciencia de su propia personalidad en un estado permanente de rebeldí­a con tendencia a la independencia”.

¿Quiere dejar entender el profesor Lacarra la posibilidad de núcleos polí­ticos o tierras con mayor o menor independencia demográfica y polí­tica en Galicia, Vizcaya, Ayala, Orduña, Deyo y la Berrueza?

c) Escuela Vasca: Elijamos a dos autores que nos representen esta tendencia historiográfica en la interpretación del texto de la crónica de Alfonso III: a J. E. Uriarte ya A. de Mañaricua. El primero al estudiar la historia de Orduña afirma: “tampoco sacamos nada en limpio hasta el siglo XIII, que nos sirva para determinar su manera de ser y vida propia ni sus relaciones con los monarcas sucesivamente de Asturias, Oviedo y león, ni con los condes y reyes de Castilla”.

Más explí­cito el segundo aunque refiriéndose a los orí­genes de Vizcaya afirma: “en aquellos siglos tan oscuros para nosotros existí­an en el Norte de España dos puntos de polarización polí­tica; uno el reino de Asturias, otro el reino de Navarra. ¿Hasta dónde llegó la irradiación del influjo? ¿Dónde se encontró la lí­nea divisoria? Geográficamente Vizcaya se hallaba en un punto casi equidistante de ambos centros. No debemos olvidar sin embargo, que hay factores (étnicos, lingí¼í­sticos, etc.) que acercan tanto o más que la proximidad geográfica. Nada podemos afirmar con seguridad. Quizá se halló en los extremos orientales de la órbita asturiana”.

Conclusión: De esta disparidad historiográfica sólo podemos concluir la relatividad de las afirmaciones sobre la autonomí­a de tierras como ílava, Vizcaya, Ayala, Orduña. El admitir mayor influencia polí­tica de Asturias sobre Alava no llega a afirmarla en las demás regiones. y por otro lado la historia independiente de estos señorí­os hasta la baja Edad Media aboga por la afirmación retroactiva de su autonomí­a en los primeros siglos de la reconquista.

Y es significativo al efecto que los textos tanto leoneses como navarros de los siglos IX y X no aludan nunca ni a Vizcaya ni a Orduña. Aun entre la documentación monástica las citas abundantes sobre Alava y aun Ayala, son escasas sobre Vizcaya y Orduña, por ejemplo, en la documentación de San Félix de Oca, de San Millán o de Santa Marí­a de Valpuesta. íšnicamente en esta última colección y fechada en abril del 956 aparece el nombré de un tal Lain de Orduña que actúa en tierras alavesas.

Bien es verdad que las escuelas historiográficas se repiten en la afirmación de posesiones polí­ticas con respecto a Vizcaya, Alava y Orduña. Mientras que Martí­nez Dí­ez señala que Alava estuvo en la órbita astur desde el 711 al 932, J. M. Lacarra puntualiza que Alfonso III (866-909) tuvo que emplear su fuerza por dos veces con los vascones del extremo oriental del reino astur; más aún, Alava sirvió de refugio al mismo Alfonso echado de Asturias por el rebelde Fruela Vermúdez. Con el matrimonio de Alfonso III el 869 con Ximena se establece según Sampiro la influencia astur hasta la Gallia Comata esto es hasta el valle de Baztán y el paso de los Pirineos.

Por otro lado y de forma no menos tajante y sorpresiva L. Serrano afirma: “consta documental mente la soberaní­a del monarca navarro en Orduña y Durango y buena parte de Alava durante el siglo X; consta por otra parte que Castilla no dominó en la Vizcaya de aquel tiempo, siendo lógico por lo tanto que nuestra región quedase subordinada a Vasconia; en el siglo XI prueban este extremo testimonios documentales”. El punto clave para las afirmaciones de L. Serrano estriba en la extensión y lí­mites geográficos diocesanos. Para L. Serrano los hechos hacen pensar que en tiempos de los visigodos la diócesis de Pamplona se extendí­a a todo el paí­s de lengua vasca, lindando por occidente con la de Burgos y por mediodí­a con la de Calahorra. A comienzos del siglo X, sigue argumentando L. Serrano, Vasconia se erige en reino con todo el territorio del paí­s de habla vasca, recuperando los lí­mites geográficos del obispado de Pamplona durante la época visigoda. Cuando Castilla consigue su independencia amolda sus lí­mites con Vasconia a los del obispado de Burgos. Y termina textualmente: “Castilla condal no dominó nunca en ninguno de los paí­ses que lo fueron del obispado pamplonés, viniendo este hecho a testimoniar la importancia que tienen las circunscripciones eclesiásticas en el estudio de los lí­mites civiles y polí­ticos de la Edad Media”.

Más aún estos datos vendrí­an confirmados por el hecho de que los obispos de Alava del siglo IX y X se intitulen como dominando “in Alava et in Vizcaia”.

Los datos historiográficos de la crónica de Alfonso III y de la vida vasca en los siglos IX y X no nos dejan afirmar tajantemente su pertenencia polí­tica ni al reino astur ni al navarro, si bien estuvieron bajo influencias de ambos. Más bien nos induce a pensar que la lejaní­a de los centros de actuación les permití­a vivir en cierta autonomí­a independiente, menor con respecto a Pamplona en asuntos eclesiásticos, menor con respecto a Asturias en la región alavesa del sur lindando con el rí­o Ebro, lugar de encuentros bélicos con los musulmanes.

 

1 comentario

  1. cayac ebro

    Estoy entusiasmado de encontrar blogs donde leer informacion tan util como esta. Gracias por aportar este post.

    Saludos

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos