Menú

COMPAí‘íA DE FERROCARRIL DE TUDELA A BILBAO

COMPAí‘íA DE FERROCARRIL DE TUDELA A BILBAO

COMPAí‘íA DE FERROCARRIL DE TUDELA A BILBAO:  para dar salida a su industria, Bilbao tuvo que buscar aliados. Impulsados por el ayuntamiento de la villa, la Diputación y la Real Junta de Comercio, proyectaron la conexión con la lí­nea Madrid- Irún ; en este plan unieron sus intereses a los de unos diputados riojanos, que estaban interesados en conectarse con la lí­nea principal y con el puerto de Bilbao para dar salida a sus abundantes productos agrí­colas, fundamentalmente el vino.  De esta conjunción de intereses nació la lí­nea Bilbao –Miranda –Logroño –Castejón. Entre las opciones que se barajaban, Orduña, en aquella época ciudad importante por su situación estratégica  de nudo comercial de acceso a la meseta,  presiónó fuertemente para que la conexión final fuese en  Miranda a través de Orduña. La primera noticia sobre la presencia del ferrocarril en Orduña se fecha el 29-7-1855, cuando se celebro una reunión en el ayuntamiento para dar cuenta de una circular de la Diputacion convocándole acerca de la construcción de un camino de “fierro”, que proporcione al Señorio pronta y fácil comunicación con el interior del Reyno. En reunión celebrada en el ayuntamiento, el 5 de Agosto de ese año, asistiendo  un numeroso grupo de orduñeses, el consistorio local da a conocer el propósito de la Diputacion de construir un ferrocarril, escogiendo como comisionados de la ciudad a Saturnino de Urrutia y a Patricio Aranguren. La ciudad contaba  en Bilbao con un entusiasta colaborador en las gestiones a efectuar, Leonardo de Landazuri. En la reunión del ayuntamiento de 12-6-1857, el alcalde, Gregorio Herran, da lectura a un documento en que el Consejo de Ministros, el 6-6-1857,  aprobaba el trazado del ferrocarril de Tudela a Bilbao por Miranda de Ebro. Con el objeto de explotar dicha lí­nea, nació la empresa “COMPAí‘íA de FERROCARRIL de TUDELA a BILBAO”,  el 6-9-1857. La construcción del ferrocarril corrió a cargo de la compañí­a inglesa “Thomas Brassey y Cí­a[1].  Las obras dieron comienzo en 1858 y 5 años más tarde entraba la lí­nea en funcionamiento, 1863. Dicho año se inauguró el tramo Bilbao–Orduña, en el siguiente abril hasta Miranda de Ebro y en agosto de ése año el resto de la lí­nea Miranda–Castejón (Navarra). Los gastos de establecimiento fueron superiores a los proyectados y en 1866 la Compañí­a suspendió pagos, consolidando deudas, posteriormente, mediante la emisión de obligaciones. Durante la 2ª guerra carlista el tráfico entre Miranda y Bilbao quedó interrumpido lo que agravó la situación financiera, que en 1878 hubo de fusionarse con la Compañí­a del Norte. Tras la estación de Lezama (A) la ví­a férrea tuerce al oeste y después al sur,  retrocediendo unos 10 Kms., perdiendo continuamente altura en pendiente que no sobrepasa el 11/2 %. Al final de un enorme rodeo de 21 kms., para eludir la zona montañosa por la que transcurre, efectuado en parte en el enclave vizcaí­no de Orduña, pasa la lí­nea a tan sólo 200 mts de sí­ misma.  El ferrocarril está electrificado desde 1956[2].

[1] “AZTARNA”, 44

[2] “AUí‘AMENDI, 7

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos