Menú

Crónicas veraniegas (XIV) (28, 29 y 30 de agosto 2010)

Crónicas veraniegas (XIV) (28, 29 y 30 de agosto 2010)

Paseo de la Antigua 2Los dí­as van colmando las vacaciones. Quiero aprovechar la mañana (dí­a 28). De momento me voy a la huerta y abro el depósito de agua. Es el último dí­a que aparezco por ella. Recojo “dos” tomates, algunos pimientos y las últimas vainas. Riego las plantas. Deje todo en casa y me siento ante el ordenador. Preciso poner en orden la “documentación” que he ido recogiendo en los últimos dí­as. Me cunde la mañana. A las 14:00 viene mi cuñado y nos vamos a Delica. Queremos despedir a mi sobrino que el próximo jueves se irá a EE.UU. a estudiar. Comida excelente (¡como siempre!). Charla distendida entre los presentes (los padres y una hermana de mi cuñado) hasta las 18:00. Nos despedimos dejando a mi madre en la plaza (se irá a los “jubilaos”) y a mí­ en la bajada de calle Vieja. Por “detrás de Santiago” llego a casa. Siempre me emociona ver las robustas murallas y la impresionante mole de la cabecera de Santa Marí­a. Me intriga la no existencia de indicios que denoten alguna cripta. Son las 18:30. Descanso un ratillo y continúo escribiendo. Llega mi madre a las 21:42. Está preocupada porque mi hermano Josemari no ha llegado aún de Vietnam. ¡Noventa años!

El dí­a (domingo, 29) amanece con el sol ya calentando. Tras desayunar me acerco por el periódico y el pan. Subo a la Antigua para oí­r la misa y reflexionar un rato. El calor aprieta (son las 10:20) y apetece la frescura del templo. Como es habitual, la celebración es corta y la homilí­a provechosa. Apagadas la mayorí­a de las luces, sorprende la oscuridad del templo. Lo agradece el espí­ritu. He saludado a la familia “Lafuente” en las inmediaciones de la siempre sorprendente fuente (y no es ningún juego de palabras). ¿Cuántos miles de personas habrán bebido de ella? Bajo por la carretera buscando con rapidez la sombra de las frondosas plataneras del paseo. Saludo a una de las religiosas del “cerrado” Colegio de la Compañí­a de Marí­a que está dando el almuerzo a los gatos del emblemático chalet de “Llaguno”. Paso frente a la fachada de la Iglesia de los Josefinos y veo que han iniciado el levantamiento de un andamiaje. ¿Será para mejorar la protección? ¿Irán a reparar la maltrecha piedra? …¡Los dí­as lo dirán!… Para “aliviar” el dí­a abrimos, en la comida, una botellita de buen vino. Remato con una copichuela “Duque de Alba” (uno de estos dí­as he leí­do que fueron los últimos detentadores del tí­tulo de “Señores de Ayala”, el más cercano de los valles alaveses). Quiero una tarde relajada. A las 19:12 llama mi hermano para decir que ya ha llegado y que, tras ducharse, se irá a la huerta. ¡Alivio! Dedico un par de horas a escribir. íšltima noche y un poco más de “charla” con mi madre. Siempre son momentos delicados. ¡La vida, su vida, mi vida!

Me he despertado un poco antes de lo normal (son las 6:30 del dí­a 30) aunque no me levanto hasta las nueve y media. Desayuno, compro el periódico y una barra de pan y ¡poco más! Termino de poner en claro las anotaciones tomadas los últimos dí­as. Me queda pendiente sacar algunas fotografí­as significativas. Llama mi hermano para decir que vendrá comer. Recojo el ordenador y mis pocas pertenencias. Dejo la mesa de la sala tal como la encontré. En una bolsa, bajo al contenedor de papel los periódicos viejos y las obsoletas anotaciones. Cuando las deposito se me encoje un tanto el alma porque allí­ desaparece la “memoria” de mis vacaciones 2010. Acabarán trituradas y recicladas en “vete a saber qu锝. ¿Quién será su próximo usuario? Llega mi hermano a las 13:15. Nos sentamos en la sala y charlamos un buen rato. A las 14:13 estamos comiendo. Seguimos nuestra charla hasta las 16:15. A esa hora recojo mis enseres, me despido de mi madre y le prometo venir “el fin de semana” (Fiesta de la Coronación). Me duelo en la despedida. ¡Noventa años! Me acompaña mi hermano hasta la estación. El tren sale casi de inmediato. Cuando escucho el silbato del jefe de estación mi mirada se dirige hacia el “Txarlazo”, hacia la amatxo. En su cima se levanta majestuoso el “Monumento a la Virgen de la Antigua”. Rezo. ¡Gracias!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos