Menú

La Ciudad de Orduña en los siglos XVII y XVIII

La Ciudad de Orduña en los siglos XVII y XVIII

Carr. Vitoria 1950La situación geográfica y los medios de comunicación son factores fundamentales en el crecimiento y desarrollo de las poblaciones, y la Ciu­dad de Orduña, situada en la lí­nea divisoria del Señorí­o de Vizcaya y Casti­lla fue, como ya se ha visto en el capí­tulo anterior, un punto vital en las re­laciones comerciales entre la Meseta y el Puerto de Bilbao y lugar impor­tante para el abastecimiento del Señorí­o de productos de consumo de los que carecí­a, tales como trigo, vino, aceite, etc. Sin embargo, dada su si­tuación geográfica carecí­a de fáciles accesos siendo el camino más utili­zado hasta el siglo XVI, el llamado “la Venta de Arbí­n” o el que rodeando la sierra por el Monte de Santiago, bajaba a Orduña desde el pueblo de Unzá, por la más transitable antigua calzada de los peregrinos del Apóstol. La afluencia de mercaderes y el interés del Señorí­o en su adecuado abas­tecimiento de ví­veres, hizo que fuese estudiado en serio el problema de las comunicaciones con Castilla por Orduña y se llegase a construir el pri­mer camino carretil.

Armona refiere “que hacia finales del siglo pasado, en 1681, se llegó a tomar providencia formal entre Orduña, la Villa de Bilbao y su Con­sulado, pero con muchas oposiciones de los pueblos inmediatos como su­cede siempre y en todas partes sobre la dirección que habí­a que dar al nuevo camino. Al fin se capituló abrirle con la posible comodidad y an­chura por la parte de la peña que se llama de Goldetxo, entre Orduña y Bilbao, costeándole el Consulado a partes iguales. Transitaban por él y to­daví­a lo usan muchos arrieros y los carros del paí­s. Orduña cobraba un corto peage de estos dos caminos que le proporcionaban 7.000 reales alaño.”

Para la mejor organización, reparación y explotación del peaje y transporte, el Ayuntamiento estableció un reglamento titulado “Guí­as de la Peña” en el que se determina alquiler de explotación, obligaciones de conservación, tasa de peajes, etc. El cobro del peaje era de sumo interés para el Ayuntamiento de Orduña, no admitiendo privilegios ni exenciones de pueblos comarcanos y de interés comercial aún después de la cons­trucción de la carretera de Bilbao a Pancorbo con lo que se redujeron los ingresos anuales a 600 ó 700 reales.

Aduana

El establecimiento de esta nueva ví­a de comunicación trajo como consecuencia la afluencia de mercaderes y tránsito de mercaderí­as entre la Meseta y el Señorí­o, creándose la necesidad del establecimiento en Or­duña de una Aduana que representó a través de los años importantes in­gresos tanto para la Corona como para el Señorí­o. Efectivamente, existí­a por Bilbao un comercio extranjero de consideración, cuyos derechos de entrada en Castilla se cobraban por Orduña; por otra parte el embarque y extracción de lanas y otros artí­culos cuyos tributos cobraba el Señorí­o, dieron lugar a que la Ciudad se convirtiese en un centro económico impor­tante con la consiguiente necesidad de crear una dependencia administra­tiva en lugar apropiado para controlar con seguridad y debidamente estos saneados ingresos. El aumento de ingresos de la Aduana a partir de la apertura del nuevo camino, proporcionaba a la Corona ingresos del orden de los 6 ó 7 millones anuales, lo cual dio lugar a que, de acuerdo la Coro­na y el Señorí­o, se construyera en 1782 una nueva Aduana donde con co­modidad y servicios adecuados se pudiesen despachar con celeridad y sin molestias para los traficantes en tránsito la liquidación de los derechos arancelarios.

El Rey determinó comprar terreno dentro de la Ciudad para levan­tar el nuevo edificio, y ésta se lo ofreció siendo aceptados por R. O. del 22 de marzo de este año, ofreciendo asimismo la Ciudad sus canteras, made­ras y piedras sillares del Castillo. Así­ el 15 de setiembre se empezaron a abrir los cimientos. La idea aprobada manifiesta una fachada al oriente con trece arcos a la plaza, todo de buena piedra y gran consistencia. Por la parte interior tení­a un patio cuadrado con arcos y columnas.

Fueron muchos los beneficios económicos que reportó la construcción de esta nue­va Aduana a la Corona y Señorí­o como puede apreciarse por la diferencia de ingresos en la Aduana de Orduña antes y después de su erección, según el siguiente cuadro comparativo:

Quinquenio 1784-1788: 34.690.037 Reales de Vellón.

Quinquenio 1784-1788: 34.690.037 Reales de Vellón (así­ figura en el original).

En la Guerra de la Independencia y en las revueltas y alborotos polí­­ticos de 1823 a 1833, sirvió la Aduana de Orduña de fortaleza militar. Con posterioridad a 1841, se trasladaron las aduanas a la costa, por Real Decreto de 19 de octubre de este año, con lo cual quedó sin servicio utili­zándose en algún momento como cuartel para la guarnición acantonada de la ciudad.

José Ramón Madaria

2 Comentarios

  1. Xabier Egiluz

    Bonita referencia de la importancia que tuvo la ciudad de Orduña gracias a su estratégica situación geográfica. Me he quedado con la curiosidad de conocer la diferencia de ingresos que experimento la Aduana comparando el antes y después de su construcción, ya que los datos dados están repetidos, y no se refleja ninguna comparación.

  2. Mitxel

    Siento la repetición. Así­ está en el original “La Ciudad de Orduña” p. 28. NO he encontrado más datos

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

octubre 2018
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos