Menú

Iván Fandiño: Oreja de Oro de 2012

Iván Fandiño: Oreja de Oro de 2012

El campo es su patria bajo el gobierno de los generales, el toro bravo. Iván Fandiño, el niño que se puso por primera vez delante de un toro en los encierros de Laudio, es hoy uno de los grandes toreros. Acabada la temporada española, le han concedido la Oreja de Oro 2012. El mejor del año

Bilbao. Fue bautizada, en el cristiano de los conquistadores, como Ciudad de los Reyes, pero el pueblo llano mantuvo el nombre quechúa: Lymac o, como hoy se la conoce, Lima, la capital del Perú. Allí­ vela armas estos dí­as Iván Fandiño (Orduña 1980), un hombre que también se rebeló a las imposiciones. O que, mejor dicho, se sobrepuso a ellas por el camino recto de un toreo clásico y poderoso que no siempre encontró el camino. Una y otra vez, Fandiño y su toreo se daban de bruces contra los molinos. Hasta que se hicieron gigantes…

Iván -Iván, El terrible como le han catalogado este año en el escalafón sus compañeros de viaje, testigos de la ascensión- ha actuado en 58 corridas a lo largo de la presente temporada, repartidas en España, Francia y Portugal, a lo que hay que añadirle otros cinco paseí­llos en América, lo que significa un total de 63 actuaciones. Es, de largo, el año de su consagración. El año en que el hombre ha tenido que dejar más tiempo abandonado el campo charro donde le late la vida que le gusta: sobria, rodeado de animales bravos y nobles, junto a un puñado de amigos que le han acompañado en tan larga travesí­a al centro del corazón del toro, que hoy le adora y le admira.

Enhorabuena, Iván. ¡Insuperable!

Ha sido un año bueno pero que espero superar la próxima temporada.

¿Tiene la sensación de que este año ha sido el de la cosecha de tantos sacrificios sembrados?

No, tengo la sensación que he empezado a recoger, pero soy ambicioso y quiero mucho más, esto no es lo que soñé y no parare hasta conseguirlo. Además, no son sacrificios; es entrega a mi pasión, a mi ilusión.

¿En algún momento sintió que el camino emprendido -un corte de toreo clásico que no terminaba de romper…- era el camino equivocado? ¿Tuvo la sensación de que el santo le daba la espalda mientras a otros compañeros les iba de cara?

Siempre creí­ en mí­, siempre tuve claro cuál era mi camino. Sabí­a que habí­a atajos, pero también sabí­a que no iba a renunciar a mi ideal por llegar antes.

¿Qué le mide más como torero: el toro que rompe o el toro que exige? Este año ha demostrado poder con ambos…

El toro que rompe, el toro que te lo da más fácil, lo paladeas más, disfrutas de otra manera, pero cuando eres capaz de poder dominar y torear al que te exige, la paz interior que te da es muy satisfactoria… Digamos que uno de cada en cada corrida.

Bilbao le abrió algunas de las primeras puertas pero siempre con recelo, ofreciéndole corridas duras y en los carteles de cola. ¿Qué siente hacia aquella actitud: cierto resquemor, gratitud a cuentagotas…? ¡Cuesta ser profeta en su tierra!

Resquemor nunca, no soy rencoroso. Prefiero sentir gratitud; sobre si fueron justos o no conmigo, prefiero que lo juzguéis vosotros. En cualquier caso prefiero ser hombre agradecido. Sobre lo de ser profeta… En Bilbao me está costando mucho, pero llegará… ¡No lo dudes!

Ha colocado el listón en las nubes. ¿Teme más la exigencia de la afición la próxima temporada, el cuerpo a cuerpo en los grandes carteles…?

No quiero parecer inmodesto, pero no temo a la afición ni a los compañeros; temo al toro, que es el que me va a medir. Temo no ser capaz de pasar esa raya donde llega el triunfo o el dolor de la cornada, de defraudar a la gente que cree en mí­ y lo que es peor, de defraudarme a mí­ mismo.

¿Qué opinión les merece el G10, con la reivindicación de los derechos de imagen y la intervención de manera más directa en la gestión? Mi opinión importa poco. Un grupo de compañeros se unieron, ellos sabrán para qué, y ellos sabrán lo que consiguieron. Me enseñaron de pequeño a no meterme donde no me llaman.

Fue testigo, en Zaragoza, del duro percance de Padilla. ¿Duelen y marcan las tragedias de los compañeros tanto como las propias?

Duelen y engrandecen. Juan hizo más grande a la fiesta con su hombrí­a; me siento orgulloso de ser torero, con compañeros como él.

¿Cómo y de dónde nace la vocación del toro en un niño de Orduña?

Me fui apasionando poco a poco. Si tengo que buscar un momento concreto puede ser en los encierros de Laudio, donde me puse delante de un toro por primera vez.

¿Cuánta fatiga produce tener que ganarse los contratos casi a diario, consciente de que un par de traspiés encadenados impedí­an que se abriesen otras puertas?

Es duro, pero gratificante, y hace que sientas lo que te ganas. Nadie me regaló nada. Lo poco que tengo es mí­o: se lo debo a mi espada y mi muleta. El camino así­ lo ha querido y yo me siento orgulloso de que así­ haya sido.

¿Qué porcentaje del torero que es hoy se ha fraguado en las duras corridas del inicio?

Tampoco fue así­ del todo, siempre maté de todas; la diferencia es que ahora las mato cuando quiero y antes me las imponí­an.

¿Qué ve cuando mira al horizonte? ¿Cuál es la frontera que se ha marcado para 2013? ¿Tiene algún sueño por cumplir en este campo? Como hombre libre que soy, no me gusta ver fronteras. ¿Sueños? Todos. Estoy empezando.

¿Qué le dice al miedo cuando se lo encuentra cara a cara?

Que me embista, que aquí­ le espero. Como decí­a Celaya, si me embiste la muerte, yo la toreo…

¿Por qué se distingue entre el toreo de poder y el artí­stico? ¿No son dos cualidades del toreo único?

Así­ lo veo yo. ¿Cuál es uno y cual otro? ¿No es poderoso José Tomás? ¿No es artista Ojeda? ¿Quién lo dice?

¿Teme por el porvenir de los toros en Euskadi, habida cuenta determinadas corrientes abolicionistas? ¿Qué resulta más peligroso, los ‘talibanes’ del toro o la crisis que planea sobre todos los espectáculos?

No temo porque la sociedad vasca es, somos, plurales, libres, no prohibicionistas y el toreo está muy arraigado en nuestras costumbres. La crisis no es del toro, es del paí­s.

¿Qué le dirí­a a un joven que empieza y ha visto sus fatigas para hacerse un hueco?

Que es posible, que cuando sale el toro, eres tú el que decide y que donde llega un hombre, puede llegar otro.

Tomado de DEIA digital

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos