Menú

Confesores de adolescentes

Confesores de adolescentes

IMG_0097El Consistorio crea un servicio de ayuda a los jóvenes de Orduña para abordar problemas ‘tabú’ sin contarselo a sus padres

En pleno siglo XXI, algunos temas como el sexo, el alcohol o las discusiones familiares siguen siendo temas tabú. Consciente de esa realidad, el Ayuntamiento de Orduña ha puesto en marcha un servicio para ayudar a los jóvenes con problemas sin que tengan que acudir a sus padres para resolverlos.

El equipo de Intervención Socioeducativa y Comunitaria se ha lanzado a la aventura ‘ON’. El objetivo es dotar a preadolescentes y jóvenes del municipio de un recurso con el que resolver sus dudas. Una herramienta a través de la cual sean asesorados de manera adecuada y segura. Además, respetando su confidencialidad.

Según explican las responsables del proyecto, «está pensado para llegar a los jóvenes por otras ví­as». De hecho, ya se han recorrido las lonjas juveniles para informarles de la puesta en marcha de este servicio y repartirles unas tarjetas con los números de teléfono en los que les atenderán por alguna urgencia como «un coma etí­lico o un problema en casa», entre otros. Además, aseguran que volverán a hacerlo para recordarles que disponen de personas de confianza con las que realizar algunas consultas.

Cuestiones como el itinerario académico, relaciones con los amigos, con sus progenitores, métodos anticonceptivos o consumo de drogas y alcohol serán algunas de las temáticas que tratarán. Aunque insisten en que es «a demanda», ya que cada persona puede tener sus propias dudas.

Asesoramiento y recursos

Según explican «a veces a los jóvenes les cuesta hablar de algunos temas». De ahí­ que intenten crear «un puente» para conocer además de primera mano a los problemas a los que se enfrentan. Y en los casos que se escapen de sus competencias indican que asesorarán a los chavales «buscando los recursos más adecuados» para dar solución a sus demandas. Los interesados pueden dirigirse a la Casa de Cultura, al email eiseorduna@hotmail.com o a los teléfonos 945 38 36 45 y 688 828 025.

Tomado de ElCorreo.com

NOTAS de MITXEL

  1. He leí­do el “titular” y, de momento, he pensado que era una nota del “Obispado” de Vitoria-Gazteiz. ¡Me extrañaba!… Por lo que veo es una “gracieta” del editor de la noticia (supongo que no de la autora). Por otra parte, no me sorprende por cuanto en la medida que uno se aleja de la Iglesia le supuran por todos los costados reminiscencias de un posible (en Orduña, casi seguro) pasado de presencia en la Iglesia de Santa Marí­a. Simplemente… ¡sí­ndrome de Estocolmo!…
  2. Por lo que dice el texto las temáticas fundamentales a tratar en el “confesonario” (hartamente cobarde -por el anonimato- a diferencia del eclesial) serán “el itinerario académico, relaciones con los amigos, con sus progenitores, métodos anticonceptivos o consumo de drogas y alcohol“ aunque se matice, menos mal, “en que es «a demanda», ya que cada persona puede tener sus propias dudas“. Me parece estupendo tanto la temática como la “ampliación” a otros temas. Nada nuevo, por otra parte, a lo demandado hace cinco, diez, quince, viente… años. ¡Poco hemos progresado!
  3. Sí­ me sorprende la causa que motiva la apertura de este servicio: “en pleno siglo XXI, algunos temas como el sexo, el alcohol o las discusiones familiares siguen siendo temas tabú“.  Me sorprende porque si lo “tabú” es permanente, alguna reflexión nos debe provocar. Es filosóficamente imposible que una realidad permanezca inamovible durante decenios. En otras palabras: no puede denominarse como “tabús” los temas citados. Llámense de otra manera pero no tabús (entendido como “cosa que no se puede decir, hacer o tratar debido a ciertos prejuicios o convenciones sociales”). Por otra parte ¿realmente creemos los adultos que los jóvenes no saben “todo lo que hay que saber” sobre el sexo o el alcohol?  Lo saben tan bien y con la misma profundidad como en otros campos: que se debe estudiar y cómo… (por ejemplo). Cosa diferente es que lo lleven a la práctica.
  4. Me alegra enormemente la consciencia del Ayuntamiento de la Ilustre Ciudad. Quizá serí­a bueno lo aplicaran a la limpieza de paredes (por ejemplo), ví­ctimas de los múltiples carteles que, con ocasión y sin ella, aparecen por doquier (en muchos casos bajo el patrocinio del propio Ayuntamiento). Concienciar a la ciudadaní­a de ser virtuosos (no únicamente “valorativos”) es un punto fuerte de su gestión. Justo es reconocerlo.
  5. Discrepo no tanto de la solución (“ha puesto en marcha un servicio para ayudar a los jóvenes con problemas“) cuanto del método (“sin que tengan que acudir a sus padres para resolverlos“). Si, de por sí­, no me parece educativamente correcto el anonimato (puede servir para determinadas “denuncias”) mucho más estrambótico me parece el prescindir de los padres (entiendo se referirá a ambos progenitores). El hecho de que éstos no sepan, no quieran o no deseen acompañar a sus hijos/as en estos problemas no puede ser motivo de prescindir de ellos. Por lo mismo habrí­a que prescindir de la inmensa mayorí­a de nuestros polí­ticos. A mi modo de ver la solución comenzará por educar correctamente a los padres y madres para ejercer su principal tarea que no es otra que educar sus hijos/as. Si no lo hacen, denunciemos los hechos ante el juzgado.

 

 

 

 

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Archivos