Menú

Las casas del casco histórico de Orduña pagarán el doble de IBI el próximo año

Las casas del casco histórico de Orduña pagarán el doble de IBI el próximo año

zxcvLa actualización del catastro por primera vez en cuatro décadas va a castigar especialmente a las viviendas más antiguas, que hasta esta revisión presentaban un valor mucho más bajo que las que se han construido en los últimos años. Y en Orduña, donde el casco histórico soporta el mayor número de inmuebles, muchas familias verán incrementado en más del doble el recibo del IBI, impuesto que grava a los edificios en función de su valor. Con los nuevos cálculos forales, el parque de viviendas de la ciudad ha elevado su precio en un 558,7%, lo que encarecerá el recibo que gira el Ayuntamiento por la tasa.

De esta manera, el Consistorio ingresará en 2017 por el gravamen a viviendas 504.000 euros, 30.000 más que la cuantí­a prevista para este ejercicio. Fuentes municipales defienden, en todo caso, que «es competencia de la Diputación actualizar los valores catastrales», por lo que «el Ayuntamiento ha tenido que ajustar los tipos de gravamen» para suavizar la incidencia. Para ello, la Administración local dejó el porcentaje a aplicar en manos de los vecinos, que, en una votación popular, optaron por el 0,2%, el tipo «más bajo» de los que fija la entidad foral (el más alto es el 0,6%). «Algunas viviendas deberán pagar más porque su valor catastral ha subido mucho, en algunos casos más del doble», precisan los mismos portavoces del Consistorio.

232,5 millones de euros

Y es que, en total, los inmuebles de Orduña han pasado en el nuevo catastro a tener un valor de 232,5 millones de euros frente a los 41,6 millones en los que estaban tasados antes del proceso acometido por la Diputación. A nivel práctico, en los pisos más nuevos apenas habrá variaciones. Es más, en algunos casos, explica el Ayuntamiento, verán «reducida» su factura. Pero en los históricos, como en el domicilio de Iñigo Pulido, las economí­as domésticas se resentirán. Este vecino, que reside en la céntrica calle Frankos, ejemplifica en qué se traducirá la revisión catastral. Su inmueble data de 1880 y antes de la puesta en marcha de la actualización estaba tasado por la Diputación en 7.600 euros.

Al multiplicarse por trece su valor, señala que «de pagar por el IBI 86 euros voy a pasar a abonar 197,50 el año que viene». En todo caso, respira más tranquilo, igual que sus vecinos, porque se ha optado por aplicar el porcentaje más bajo. De haberse elegido el más elevado, un 0,6%, la cuantí­a a pagar «hubiera subido hasta los 582 euros».

Tomado de www.elcorreo.com

Asier Andueza

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

octubre 2018
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos