Las ráfagas de viento alcanzan los 167 kilómetros en Orduña

‘Ana’ se hizo esperar y finalmente apareció, aunque lo hizo de forma muy tímida y a última hora de la noche, con fuertes ráfagas de viento que alcanzaron los 167,9 kilómetros por hora en la localidad vizcaína de Orduña, 145 en Punta Galea y Carranza y 143 en La Arboleda. El impacto de la primera borrasca con nombre propio tuvo, afortunadamente, una incidencia inferior a la prevista. Hasta las ocho de la noche, la provincia vivió una jornada de absoluta calma, pese a que las carreteras registraron una alta densidad circulatoria, como consecuencia de la operación retorno del puente de la Constitución.

Sin embargo, salvo un aparatoso accidente sin heridos registrado en las inmediaciones de Amorebieta y algunos desprendimientos sin importancia y caídas de ramas y piedras en viales secundarios de Mungia, Carranza y Bermeo, la red viaria apenas se vio afectada. En Bilbao, los bomberos realizaron al menos 16 intervenciones a causa del viento: árboles caídos, salidas por saneado de fachadas y tejados, vallas de obra sueltas o ramas caídas que afectaban al tendido eléctrico. También el derrumbe de un vallado y de árboles en Santurtzi, Orduña y Leioa, y de varias tejas en Los Chopos de Getxo alteraron la tranquilidad. En el puerto deportivo de esta última localidad se soltaron los amarres de algunas embarcaciones por efecto del temporal.

Las rachas huracanadas, que se prolongaron en distintos municipios hasta bien entrada esta madrugada, aconsejaron prudencia a la Agencia Vasca de Meteorología (Euskalmet). El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco mantiene activa para hoy la alerta naranja en todo el territorio. El temporal, que, según Margarita Martín, delegada de Aemet, comenzó a perder intensidad a partir de la una de la madrugada, se dejará sentir de forma especial hoy en zonas costeras. Al variar la dirección del viento y pasar de sur a noroeste, se prevén fuertes marejadas, con olas que podrían alcanzar los seis metros de altura, «aunque en casos puntuales podrían incluso duplicarse», advirtió. El práctico mayor del Puerto de Bilbao, José Ramón Marín, lanzó un mensaje de tranquilidad al asegurar que el protocolo de seguridad está conectado a la red de boyas de Puertos del Estado y adelantar que los buques «más grandes» serán trasladados a alta mar, ya que en los muelles podrían «correr más peligro y recibir algún golpe».

Vuelos cancelados

Los efectos de la llamada ciclogénesis explosiva, que ha llevado a extremar la alarma en el País Vasco y otras siete comunidades autónomas, además de cuatro provincias, también alteraron la actividad en el aeropuerto de Loiu. A última hora de anoche, el avión que traía de vuelta a la expedición del Athletic desde Valencia tras haber disputado el encuentro de Liga ante el Levante tuvo que ser desviado a Pamplona después de haber «intentado infructuosamente tomar tierra» en la ‘Paloma’, según indicó el propio club rojiblanco en su cuenta de Twitter.

Tomado de www.elcorreo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *