CRONOLOGÍA ORDUÑESA, siglo IX

CRONOLOGÍA ORDUÑESA, siglo IX: en las dos redacciones de la Crónica de Alfonso III aparece Urdina: Orduña[1].  La Crónica de Alonso el Católico dice: “que Orduña no hubo menester de poblarla este rey, porque era ya entonces mucho poblada e rica en homes e en castillos“[2].  Para el cronista la cosa es clara: Alava, Vizcaya, Alaon y Orduña eran parte del reino asturiano, por eso puso asentar allí inmigrantes pero no lo hizo y por ello quedaron en posesión de sus naturales[3].“No es aventurado suponer la existencia en Orduña de monasterio o iglesia“[4].  “Orduña pertenece al núcleo fundacional de Castilla, la antigua Cantabria”[5]Año 802: “Se traslada la diócesis de Oca a Valpuesta, siendo d. Juan su obispo, y se extiende…….y todo lo que confinaba por aquella parte con el obispado de Alaba.  Alfonso el Casto confirmó las adquisiciones hechas en 791-842  por d. Juan, desde el rio Orón hasta la Peña de Orduña“[6]. Año 804, 21 de Diciembre: Se cita a Orduña en el fuero que a la iglesia de Sta. Mª de Valpuesta dio reinando en Oviedo, Alfonso II el Casto[7]. Año 804: Aparece el nombre de Orrundia en un diploma de Alfonso II el Casto, tenida por algunos por Orduña[8]. Año 866: Primer documento escrito.  Cronicón del obispo de Salamanca, Sebastián: Alava, Vizcaya, Alaón y Orduña siempre fueron poseídas por sus naturales“[9]. Año 873: El Conde Diego sucede a su padre Rodrigo, también conde.  Sostiene el P. Urbel que Orduña fue de este conde[10]Años 873-883: “Diego, Conde de Castilla concede iglesias y propiedades en torno a Angulo, Salvada ¿Urduñico?, Madaria, Salmantón“[11]. Siglo IX-X: Los límites de la diócesis de Valpuesta y Alava no se sabe dónde incluían a Orduña[12]

[1] Vizcaya en la Alta Edad Media, pg. 100

[2] Nombela

[3] Vizcaya en la Alta Edad Media pg. 100

[4] Balparda I, pg. 242

[5] Balparda, pg. 174

[6] Labayru I. pg. 156

[7] Rdez. Herrero, en Estudios Vizcaínos, pg.360

[8] Balparda I, pg. 247, nota 111

[9] Iturriza, pg. 438

[10] Cámara, pg. 18

[11] Vizcaya en la Alta Edad Media, pg. 102

[12] Balparda I. pg. 246

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *