CAPILLA de SAN PEDRO u OLASO (Santa María):

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Se accede a ella bajo arco apuntado baquetonado más bajo y más antiguo que los demás recintos, defendi­do por una verja neogótica que realizó a principios de siglo XX el guipuzcoano Zuloaga. Tiene cubierta de terceletes en estrella, que agrupa los nervios en ménsulas de hojarasca de fines del siglo XV y pinta las claves con motivos cruciformes. Se amuebla con sillería neogótica del 1906 realizada por J.M. Basterra, autor también del arcosolio neoplateresco de los propietarios, que aparece flanqueado por José y María bajo chapitelillos o linternas. Se decora con mosaicos de guirnaldas vegetales y lleva las siguientes inscripciones: «Cla­mavi ad te domini exaudi vocem meam», y «Esta capilla y panteón/es propiedad/de los excmos. señores/Dn. José R. de Olaso de la Puente / y Dña. Dolores de Madaria de Olaso». En esta capilla se custodia la pieza artística más notable de la iglesia: un magnífico retablo hispanoflamenco de fines del XV. Es de mazonería tardogótica, con doseletes, bovedillas, pináculos y cresterías, embutida en pol­seras de hojarasca añadidas por el citado señor Basterra que se encargó de su restauración e incor­poró además dos angelitos que enmarcan el nicho central y una greca frutada. Es de dos cuerpos y tres calles, mostrando en la predela nichos con arco rebajado que acogen a San Juan Bautista, San Andrés, San Pablo y Santa Catalina, y en el central, que es el más ancho, la misa milagrosa de San Gregorio presenciada por dos prelados desde sendas tribunas laterales. El primer piso recoge los episodios de la pesca milagrosa y el martirio del príncipe de los apóstoles, el nicho central es donde aparece San Pedro sedente. Las escenas del segundo piso recuerdan la conducción de Cristo al Calvario, su Crucifixión y la ulterior Resurrección; la central es una abigarrada composi­ción de múltiples personajes trabajados con minu­cioso detallismo. La luz del recinto queda garantizada por una ventana ojival geminada, ligeramente descentrada, que se embellece con una pentafolia en la burbuja[1].

[1] Aingeru Zabala y otros “Monumentos de Bizkaia” III, 211

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *