Menú

¿Cómo llegó Cayetana a ser titular del condado alavés de Ayala?

¿Cómo llegó Cayetana a ser titular del condado alavés de Ayala?

foto_703_cLa difunta duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, ostentó hasta 49 tí­tulos nobiliarios, entre ducados, condado-ducados, marquesados, vizcondados y condados. Entre los 20 condados que tuvo, se encuentra el tí­tulo de Condesa de Ayala, del que fue la decimoquinta propietaria. Aunque la duquesa cedió en los últimos años seis tí­tulos a sus hijos, mantuvo un buen número de ellos, y fue la persona con más tí­tulos nobiliarios de Europa. Entre ellos ha poseí­do hasta su muerte el del Condado de Ayala, tí­tulo nobiliario español creado por el rey Felipe III de España en 1602 a favor de Antonio de Fonseca y Ayala, que daba continuación al antiguo Señorí­o de Ayala.
Según la obra ‘Creación, antigí¼edad y privilegios de los tí­tulos de Castilla’ de José Berni y Catalá, el tí­tulo de Conde de Ayala fue creado en 31 de enero de 1602. El primer conde fue “don Antonio de Fonseca, por gracia del Señor Don Phelipe III. Don Fernando de Ayala, Fonseca, Toledo y Ayala XXII Señor de Ayala”. En dicho documento, se menciona que es “Conde, y Señor de la Casa de Ayala, Gentil-Hombre de Camara de su Magestad, su virrey, y Capitan General del Reyno de Sicilia, y del Consejo de Estado, y Guerra, presento Memorial al Señor Don Phelipe IV. año 1651. suplicando la Grandeza, que oy tiene esta Ilustrissima Familia”.
De Ayala, a los Colón y los Fitz-James Stuart
Desde 1602 hasta que la duquesa de Alba heredó el tí­tulo de condesa de Ayala el 18 de febrero de 1955 tras la muerte de su padre en 1953 han ostentado el tí­tulo 14 personas. Pero, ¿cómo llegó este tí­tulo nobiliario a la duquesa? Del primer conde (1602), Antonio de Fonseca, lo heredó su hijo Fernando de Fonseca y Ayala, que fue por tanto el segundo conde de Ayala. Su hija, Teresa de Ayala Toledo, se casó con Pedro Manuel Colón de Portugal, -descendiente de Cristobal Colón-, y que fueron padres de Catalina Ventura Colón de Portugal Ayala.
Y sigue la lí­nea. Catalina Colón de Portugal, por su parte, se casó con Jacobo Fitz-James Stuart y Burgh -descendiente de Jacobo II que fue rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda hasta 1688- y fueron padres de Jacobo Francisco Fitz-James Stuart y Colón de Portugal que fue el séptimo heredero del Condado. Tras él serí­an condes Carlos Bernardo Fitz-James Stuart y Silva (octavo), Jacobo Felipe Fitz-James Stuart y Ventimiglia (noveno) y Marí­a Teresa de Silva ílvarez de Toledo (décima) que también fue duquesa de Alba.
A partir de Marí­a Teresa, el Condado de Ayala y la jefatura de la Casa Alba marcharon juntas hasta la actualidad. Tras ella, pasarí­a a manos de Carlos Miguel Fitz-James Stuart y Silva (undécimo), Jacobo Fitz-James Stuart y Ventimiglia (duodécimo), Carlos Marí­a Fitz-James Stuart y Palafox (decimotercero) y Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó (decimocuarto), padre de la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, decimoquinta condesa de Ayala.
El solar de los Ayala
Parte del esplendor medieval de los Ayala permanece en el conjunto palaciego-conventual de la Casa Solar de los Ayala, en Quejana, ílava, que es visitado cada año por más de 20.000 visitantes, considerado el conjunto medieval más armónico de ílava.
Tras el auge del linaje en el medievo, su época dorada, llegarí­a su caí­da en desgracia cuando el nieto del Canciller Ayala se unió a los comuneros de Castilla y fue derrotado por Carlos V, en 1521. Posteriormente, emparentaron con la Casa de Alba, donde reside el tí­tulo nobiliario hasta la actualidad. Tras el fallecimiento de la duquesa, queda por ver cuál de sus hijos heredará el tí­tulo de origen alavés.
La negativa de los Alba
El último contacto conocido del viejo solar de los Ayala con la Casa Alba tuvo lugar en el siglo XX por una cuestión económica.
Se sabe que el convento de las madres dominicas de Quejana se creó en el año 1396 y que contaba con un retablo que ha sufrido un azaroso periplo por diversos propietarios y lugares del mundo. La obra presidí­a la capilla del convento en el valle de Ayala. Durante la Guerra de la Independencia, en 1809, las religiosas abandonaron el recinto temporalmente por temor al saqueo de las tropas francesas.
Tras el paso de los soldados, fechado en el siglo XIV, quedó seriamente dañado y las madres dominicas recurrieron al heredero de la casa de los Ayala, el Duque de Alba, y al Nuncio del Papa para obtener fondos y restaurar la pieza. Sin embargo, el fracaso de las gestiones y la falta de medios para acometer la reparación les llevó a vender la obra a un coleccionista inglés, en 1913.
El nuevo propietario la subastó en Londres, donde la adquirió un comprador americano, que la donó al museo de Arte Moderno de Chicago. En 1996, en el sexto centenario del magní­fico retablo, una de las creaciones más emblemáticas del arte antiguo de la comarca de Ayala, el Ministerio de Cultura dirigido por Esperanza Aguirre negoció la compra del retablo medieval de Quejana, pero 18 años más tarde continúa expuesto en Chicago con el nombre de “retablo Ayala”.
Sergio Carracedo. Tomado de ELCORREO.COM

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

octubre 2018
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos